POEMAS


Fueron tus ojos,
fue tu sonrisa,
fueron las hadas,
de amores y brisas.

Fueron palabras,
fue una palabra,
fue esa palabra,
tierna y sin prisas.

Fueron más días,
fueron más risas,
fueron momentos,
de verte en mis días.

Fueron felices,
fueron y fueron,
fueron pequeños,
sueños muy tristes.


Quiero que conozcas las risas y las rosas,
quiero que contemples los sueños de las orcas,
quiero que tus pasos brillen en las sombras,
y quiero que tus ojos miren sin sus bocas.

Quiero tantas cosas,
quiero muchas obras,
quiero que tus besos,
se queden en las horas,
quiero que mis sueños,
vuelen como hojas,
quiero que nosotros,
vivamos como ahora.


Tus palabras y tus besos son lo único que quiero,
tus sonrisas y tus ojos son el aire que deseo,
tus abrazos y respiros son el viento de mis cielos,
y anhelos de un futuro contigo yo deseo.

Los días son eternos,
los pasos son inquietos,
las vidas son extremas,
los corazones son muy tiernos,
mis ojos siempre quietos,
estarán entre tus dedos,
mi vida yo deseo,
esconderme entre tus besos.


Enamorada y esperada,
somnolienta acurrucada,
sola y tan amada,
sola y tan buscada.

Tus ojos de malteada,
tu tacto de calmada,
tus cejas ablandadas,
tus manos encantadas.

Eres nuestra hada,
tan tierna y admirada,
eres nuestra diosa,
tan linda y tan soñada.


Sueño con un mundo,
abrazos suaves,
sonrisas brillantes,
libertad radiante,
tristeza distante,
una nube de felpa sin oscuros estantes,
una musa de arte que vuele radiante.

Un paraíso sentido,
un hogar de dormidos,
una belleza nacida,
entre cuentos de niños.

Con castillos distintos,
con delirios cursivos,
con peluches y amigos,
y abrazos continuos.


Si te tuviera,
serias mi tesoro divino,
mi pequeña de escritos,
mi princesa de brillos,
mis cachetes rojizos,
mis abrazos perdidos,
pero ya ves,
imaginación de poeta sin libro,
no te tengo ni siquiera en vinilo.


Si pudiera pedir algo,
sería un beso tuyo,
bañado del sentido,
de este amor dormido,
que permanece conmigo,
sin emitir sonido.


Alas de vapor,
en sueños de cartón,
cielos de cartón,
en abrazos de salón,
cantos de salón,
en peluches de algodón,
nubes de algodón,
en chocolates sin sabor,
palabras sin sabor,
en oídos sin temor,
almas sin temor,
en cuevas sin razón,
vacíos de razón,
en besos sin calor,
abrazos sin calor,
en páginas sin voz,
lagrimas sin voz,
en ojos sin olor,
venas sin olor,
sentidos sin horror,
pálpitos de horror,
gritos por amor,
vidas sin amor,
basta por favor!


En pequeñas mentes,
de conejos sonrientes,
de secretos en nieve,
y señuelos dementes,
escribo en un cielo,
sin razón aparente,
escribo en un cielo,
de sentidos y miedos,
pequeños poemas,
de letras y sietes,
pequeños secretos,
de algodones durmientes,
sin ojos que miren,
sin cabellos que aspiren,
sin rodillas que giman,
a dedos sin vida.
Escribo en los días,
de penumbras perdidas,
de sonrisas mordidas,
y venas vencidas,
escribo suspiros,
de cartones y hormigas,
escribo delirios,
de rosas y amigas,
escribo palabras,
que divagan perdidas,
escribo mentiras,
que esconden mis días.


Se que eres bella,
se que eres tierna,
se que tus abrazos,
son pequeñas gemas.

Se que sueñas risas,
se que cantas brisas,
se que tus poemas,
son palabras bellas.

Se que escuchas fieras,
se que sientes piedras,
pero sin su ayuda,
crearemos otra tierra.